Central Mairena Aljarafe - 954 181 513
Tienda Bollullos Mitación - 955 766 252

Consejos Don Pintura para decoración

Elegir el blanco ideal para su hogar

Descubra cuándo pintar en tonos blancos cálidos y fríos o cómo mezclarlos para conseguir un look elegante y sutil.

Cuándo utilizar los blancos cálidos

Si lo que quiere es crear un ambiente acogedor, elija blancos cálidos con matices rojos o amarillos. Estos tonos dan un aire relajante y delicado, por lo que son ideales para dormitorios y salones. Dado que los blancos reflejan bien la luz, también quedan bien en habitaciones orientadas al norte, que suelen tener menos luz natural que las orientadas al sur.

Cuándo utilizar los blancos fríos

Los blancos fríos tienen matices azules, grises o verdes que les aportan un aire fresco. Si quiere conseguir un look sereno y contemporáneo, pruebe a usar blancos fríos para crear siluetas potentes y líneas nítidas. También descubrirá que son ideales para destacar accesorios llamativos y obras de arte.

Los blancos fríos resultan útiles porque ayudan a aumentar la sensación de espacio en habitaciones pequeñas al crear el efecto de que las paredes retroceden. También neutralizan la luz brillante, por lo que quedan bien en habitaciones a las que les da mucho el sol, sobre todo las que están orientadas al sur y al este.

Consigue un look elegante mezclando tonos blancos

Si le va la aventura, pruebe a combiner blancos cálidos con fríos. En esta imagen las paredes pintadas con un blanco frío y el techo, el suelo y la mesa en un blanco cálido crean el telón de fondo perfecto para el mobiliario decorativo, los espectaculares accesorios y una preciosa alfombra. Así se consigue un estilo clásico que sorprende por su elegante sencillez.

Aprenda a pintar marcos de ventana correctamente

Cuando haya preparado las ventanas y tenga apliqueda una capa de imprimación, ya puede empezar a pintar. Lea nuestra guía paso a paso para conseguir un acabado profesional:

1. Primero, consulte el pronóstico del tiempo para asegurarte de que no va a llover. Las ventanas recién pintadas deben dejarse abiertas para que puedan secarse, por eso recomendamos que empiece por la mañana temprano para que el tiempo de secado sea suficiente.

2. Los pestillos y tiradores tendrían que estar ya quitedos antes de apliquer la capa de imprimación, pero si todavía queda algún accesorio en las ventanas, es el momento de quitarlo o cubrirlo con cinta de enmascarar.

3. Si le preocupa que se produzcan salpicaduras en el cristal, puede utilizar cinta de pintor para crear una barrera alrededor de los bordes del cristal. Si mancha el cristal, no se preocupes. Cuando la pintura esté seca, se puede rascar fácilmente con una espátula (disponible en ferreterías).

4. Ya puede comenzar a pintar. Recomendamos que empiece primero con las barras de acristalamiento (los marcos que separan y sostienen los paneles de vidrio). Pinte las partes horizontales en primer lugar y después sigue con las verticales.

5. A continuación, pase a los travesaños. El travesaño es la parte horizontal del marco en la parte superior e inferior del bastidor de la ventana (contienen las ranuras que sostienen los cristales). Cuando pinte los travesaños, procure que la pintura traslape un poco el marco hasta el cristal. Así se creará un sello que impida que la masilla o material de relleno se seque.

6. Por último, pinte el marco y alféizar de la ventana. Debe apliquer al menos dos capas de pintura en estas secciones, así que deje suficiente tiempo de secado entre capa y capa.

7. Cuando los marcos de las ventanas estén completamente secos, solo falta volver a colocar los pestillos y tiradores, dar un paso atrás ¡y contemplar la vista!

Cinco formas para destacar una pared

Destacar una pared es una forma sencilla de crear un punto de atención espectacular. Siga nuestros consejos para resaltar las características de diseño y el mobiliario de su habitación.

1. Cree un punto de atención. Lo ideal es que la pared que desee destacar sea un espacio que atraiga todas las miradas cuando entre en la habitación. Las paredes con chimeneas o elementos de diseño como repisas, también funcionan bien. Si puede, evite paredes que tengan puertas o ventanas, ya que estas suelen contrarrestar el efecto que intenta crear.

2. Atrévae con el color. Si la habitación está pintada de un color neutro, elija un tono más fuerte que contraste para añadir profundidad y un toque escénico al espacio. Si las paredes ya están pintadas de un tono vivo, pruebe con un color complementario con matices más oscuros o claros para destacar la pared.

3. Juegue con los patrones. Si busca un impacto aún mayor, pruebe con un efecto a rayas en tonos que sintonicen. Los efectos de pintura, como las plantillas de encaje o los círculos pintados a mano, son también fáciles de crear y aportan un toque personal.

4. Desate su creatividad con el papel pintado. Utilizar papel pintado en una sola pared es una forma fantástica de crear un impacto inmediato. Juegue con patrones, colores y texturas potentes o, si su estilo es más sutil, elija un papel pintado tono sobre tono con un patrón sencillo y a la vez impactante como el damasco o floral.

5. Resalte su mobiliario actual. El mobiliario colocado de forma estratégica hace maravillas a la hora de resaltar una pared. En el salón, puede optar por pintar la pared donde está sisuado el sofá, mientras que en el dormitorio puede decantarse por la pared del cabecero de la cama. Procure no tapar la pared con demasiados muebles, ya que el objetivo de destacar la pared es guiar la mirada hacia las mejores características de la habitación sin sobrecargar el espacio.

No tenga miedo, atrévae y confíe en su instinto, pero, sobre todo ¡diviértase!

Llenar su casa de color de forma sencilla

El color es la sal de la vida. Descubra cómo iluminar su hogar con toques de colores vivos.

Realce un espacio neutro con una pizca de azul eléctrico

Aunque solemos pensar que el azul es un color relajante, añadir tan solo un toque de un azul eléctrico más luminoso y atrevido a una habitación puede estimular los sentidos y darle un chute de energía.

Añadir un toque de un azul llamativo a su espacio es fácil; este tono queda bien con casi todos los colores, sobre todo con neutros como el blanco y el gris. Pruebe a incorporar unas pinceladas de un azul fuerte en complementos textiles o accesorios, tales como una alfombra en cobalto, una lámpara que destaque en aguamarina o un par de cojines en azul eléctrico.

Transmita calidez con unos toques insospechados de rojo

Los tonos vivos de rojo, como el escarlata, el carmesí y el baya aportan sensación de energía y caldean el ambiente de su espacio, mientras que los tonos oscuros y suaves de rojo como el burdeos y el granate dan un aire lujoso y cálido.

A veces es difícil que el rojo vivo quede bien en espacios grandes. Un buen modo de utilizar este tono sin recargar la habitación es apliquerlo en lugares pequeños y poco habisuales, como dentro de un hueco, en estanterías o dentro de armarios.

Los tonos oscuros de rojo son fabulosos para destacar una pared, especialmente cuando se combinen con neutros fríos como el blanco (cualquier tono), grises rosáceos pálidos y marrones naturales suaves.

Alegre el día con un precioso tono amarillo

Si lo que busca es un color que le levante el ánimo, el amarillo es el tono perfecto. Los amarillos luminosos y ácidos como el limón y el chartreuse funcionan de maravilla a la hora de contrastar con los neutros en una habitación, sobre todo si se usan en lugares poco habisuales, como el ribete de una ventana, los marcos de las puertas o el interior de estantes y estanterías.

Los amarillos oscuros, como el mostaza y el dorado, no llaman tanto la atención como los tonos vivos, pero son igual de cálidos. Estas tonalidades intensas cobran vida cuando se combinen con el gris marengo y adquieren frescura cuando se asocian con un blanco luminoso.

Evoque un oasis de paz con verdes frescos y vívidos

Si quiere que su casa rezume frescura y energía todo el año, pruebe a añadir a su combineción de colores neutrales toques de un verde oscuro e intenso, como el helecho, bosque o verde azulado. Atrevidos y a la vez sutiles, estos tonos son ideales para dar sensación de tranquilidad en dormitorios, salas de estar y habitaciones infantiles.

Para espacios de más ajetreo como la cocina, donde se desborda energía, pruebe a añadir unas pinceladas de un tono verde más vivo. Si busca un look moderno, mezcle un poco de esmeralda con un tono blanquecino o cree un acabado más sutil combinendo varias tonalidades de verde, como un verde agua pálido para las paredes y un verde azulado más intenso para destacar algún elemento o para los accesorios.

Despierte su creatividad con un toque de naranja cálido

El naranja, un tono vigoroso, vibrante y que levanta el espírisu, es un color atrevido que llena de energía positiva cualquier espacio. Si se utilice como resalte, el naranja vivo queda mejor cuando se combine con tonos blanquecinos cálidos como el marfil, beis y crema, o neutros más oscuros como el chocolate, pizarra o gris medio.

Si lo que quiere es un look atrevido, pruebe a combiner un naranja vivo con dorado brillante para crear un efecto de colores en bloque llamativo y espectacular. También queda de maravilla asociado con abundante blanco y tonos madera cálidos, como el roble.

Cómo pintar un look náutico con rayas

Haga que trabajar desde casa se convierta en un auténtico placer con un despacho de temática náutica decorado con espectaculares rayas.

Para crear este look va a necesitar: un nivel de burbuja, cinta métrica, tiza, pintura azul marino y un rodillo pequeño.

1. Marca las rayas. Utilice el nivel de burbuja, la cinta métrica y la tiza para marcar las rayas, fijándose en que estén espaciadas uniformemente de arriba abajo.

2. Aplique la cinta de enmascarar. Utilice una cinta de enmascarar de baja adhesión y buena calidad para marcar las rayas que quiere pintar de blanco. Asegúrese de que la fije bien para que la pintura azul no se absorba por debajo.

3. Pinter las rayas. Elija un azul marino, como el cerúleo o ultramarino, para crear las rayas. Ponga poca cantidad de pintura en el rodillo para que no se filtre por debajo de la cinta. Pinte un poco por encima de la cinta de enmascarar para crear una línea nítida. Cuando la primera capa esté seca, aplique la segunda.

4. Quite la cinta de enmascarar. A fin de evitar que la pintura se pele, quite la cinta antes de que se haya secado la capa final. Asegúrese de que la pintura no esté lo bastante húmeda como para gotear antes de retirar la cinta y así dejar una línea bien definida.

5. Déle el toque definitivo al look náutico. Para completar el estilo náutico, combínelo con mobiliario de madera natural y un toque de color, como una silla en tonos vivos.

Consejos para elegir el color de la pintura

¿Tiene una fuente de inspiración?

Ojee revistas y utilice fuentes de Internet, como blogs y Pinterest, para recopilar imágenes que despierte su imaginación. También puede servir de ayuda reunir muestras de telas, pintura y papel pintado de proveedores locales. Cuando tenga una colección de imágenes que represente el estilo que le gusta, compagínelos; es muy probable que empiece a ver un patrón en el tipo de colores y tonos que más le llamen la atención. Puede que incluso quiera usar esas imágenes para crear un collage de ideas.

¿Qué muebles se quedan en la habitación?

¿Va a conservar alguna alfombra, cortinas, cojines o muebles? Si son de color neutro no afectarán a los colores con los que pinte la habitación. Si va a conservar mobiliario o accesorios de un tono atrevido o vivo, puede utilizarlo como punto de partida para elegir su paleta de colores.

¿Cómo se va a utilizar el espacio?

Definir el uso que le va a dar a la habitación le ayudará a determinar el tipo de ambiente que quiere crear. ¿Va a decorar un dormitorio destinado únicamente a descansar o también va a trabajar o estudiar allí? ¿La cocina sólo se usa para cocinar o también recibe a invitados en el mismo espacio? Si se hace estas preguntas al principio del proceso de decoración podrá restringir las opciones para el tipo de espacio y el tipo de ambiente que quiere crear.

¿A qué hora del día se usa más la habitación?

¿Va a usar la habitación más por la mañana, por la tarde, por la noche o durante todo el día? La cantidad de luz natural que recibe la habitación influirá en cómo quedan los colores en dicho espacio. Si a una pared le da la luz del sol durante el día, es conveniente usar un tono más intenso del color que elija para evitar que la luz brillante le dé un aspecto gastado.

¿Hacia dónde está orientada la habitación?

Si su habitación está orientada al norte, es probable que reciba poca luz natural. A fin de equilibrar la luz tenue, es conveniente elegir tonos pálidos y cálidos para las paredes, como el azul huevo de pato, amarillo pálido o rosado. Por el contrario, las habitaciones orientadas al sur suelen recibir abundante luz natural, por lo que incluso es necesario utilizar tonos más fríos para que no deslumbre.

¿Cuál es la fuente principal de luz?

Al igual que con la luz natural, el tipo de luz artificial con el que ilumine la habitación influirá en gran medida en el aspecto y la sensación que dan los colores. Por ejemplo, la luz halógena arroja una luz blanca clara que suele realzar el color. Las bombillas incandescentes proyectan un brillo amarillo, por lo que tienden a arrebatar a los colores sus tintes amarillos, mientras que la luz fluorescente es más fría y suele eliminar la viveza del color blanco.

Descubra cómo elegir la pintura blanca perfecta

Los blancos tienen diferentes tonos y calidez. Descubra cómo escoger la tonalidad adecuada para su hogar.

¿Qué tipo de luz natural tiene su habitación?

Por norma general, las habitaciones orientadas al norte tienen una luz natural débil y fría, por lo que es necesario compensarlo eligiendo un blanco cálido. Por el contrario, a las habitaciones orientadas al sur les suele dar bastante el sol y puede ser conveniente elegir un blanco frío para que no deslumbre. Utilice esta guía para ayudarle a elegir:

En el salón

Mucha luz natural: si lo que quiere es crear un ambiente animado, elija un blanco frío con un toque anaranjado o dorado. Si su intención es darle un aire de tranquilidad, combine el blanco con un verde relajante, como el salvia.

Poca luz natural: los tonos cálidos de amarillo y dorado compensan la luz fría. De modo que para convertir su salón en un espacio acogedor, pruebe con un blanco miel o pálido.

En el dormitorio

Mucha luz natural: los verdes y azules relajantes son ideales para garantizar una noche de descanso. Si esta es su prioridad, elija un blanco con un toque verde azulado o musgo. En cambio, para saltar de la cama con vitalidad por las mañanas, elija un blanco con un toque dorado, como un tono caramelo suave.

Poca luz natural: los malva y lilas cálidos son también colores llenos de paz. Si su sueño es tener un dormitorio que rebose tranquilidad, escoge un tono blanco con toques violetas o mora. Pero si lo que quiere es un look cálido y soleado durante todo el día, opta por un blanco con tonalidades crema o melocotón.

En el baño

Mucha luz natural: para aprovechar al máximo un espacio pequeño, es mejor elegir un blanco frío como el perla o almendra. Si el objetivo es darle un aire discreto y contemporáneo, escoja un blanco con un toque verde o azul, como el huevo de pato frío.

Poca luz natural: si quiere que la habitación parezca más grande, elija un blanco que tire hacia un azul cálido, quizá con una pizca de morado.

En la cocina

Mucha luz natural: el blanco con una pincelada de verde o azul pastel es ideal para crear un efecto relajante en una cocina familiar de mucho tránsito. Pero si lo que busca es calmar a un cocinero estresado, combine el blanco con toques de verde terroso, como el aceituna.

Poca luz natural: el lavanda y el malva son a la vez contemporáneos y relajantes. Si busca un look moderno y tranquilo, pruebe a añadir un toque de amatista al blanco.

Pintar el baño en 10 pasos

Una capa de pintura es el modo más sencillo de darle un aire nuevo a su baño. Si quiere un acabado perfecto, siga nuestra guía detallada para preparar y pintar el baño.

1. Elimine el moho. Utilice un producto a base de lejía o un limpiador antimoho/fungicida para eliminar todo el moho. Recomendamos que lo haga el día antes de pintar para que tenga tiempo suficiente de secar bien. Tenga cuidado al usar los productos químicos. Proteja los ojos y la piel y siga las instrucciones del producto.

2. Despeje la habitación. Deberá retirar todos los artículos del baño, incluido cualquier elemento fijo, como toalleros o portarrollos de papel higiénico. Guarde todos los tornillos en una bolsa sellada para no perderlos.

3. Prepare las superficies. Quite la pintura suelta con una espátula y rellene las grietas y agujeros con una masilla resistente al agua. Cuando la superficie esté seca, líjela para que quede lisa. También lije suavemente cualquier moldura pintada con anterioridad para que la pintura se adhiera bien. Aspire el polvo.

4. Limpie las superficies. Utilice sosa cáustica o un producto limpiador para eliminar la grasa y a continuación aclare con agua fría. De este modo también se elimina el polvo que queda al lijar y se garantiza que la pintura se adhiera bien a las superficies.

5. Proteja el suelo. Cubra los accesorios del baño y el suelo con protectores y tape el cabezal de la ducha y los grifos con bolsas de plástico y cinta adhesiva. Si no va a pintar los azulejos, es conveniente que rodes el borde de los azulejos con cinta de enmascarar para no pintarlos.

6. Prepare la pintura y las herramientas. Recomendamos que utilice una pintura especial para baños, así las superficies repelerán el moho y resistirán los efectos del agua, el vapor y la humedad. Necesitará un rodillo para pintar las paredes y el techo y una brocha pequeña para los retoques y los bordes.

7. Pinte el techo. Cuando esté listo para pintar, comience por el techo. De este modo, las salpicaduras de pintura caerán sobre superficies aún sin pintar y será más fácil limpiarlas o pintar sobre ellas. Si va a pintar las paredes y el techo de diferentes colores, deberá "recortar" las esquinas para que el acabado sea perfecto.

8. Pinte las paredes y/o azulejos. A continuación, toca pintar las paredes. Un buen truco es superponer la pintura unos cuantos centímetros sobre las molduras para crear una línea nítida para el siguiente paso. Si va a pintar los azulejos, recomendamos utilizar una pintura especial para azulejos de baño. Así la superficie quedará protegida frente al moho.

9. Pinte las molduras. El truco está en comenzar en el medio de la habitación e ir poco a poco hacia fuera para reducir el riesgo de rozar superficies recién pintadas. Teniendo esto en cuenta, el mejor orden para pintar las molduras es el marco de la ventana, la repisa de la ventana, los zócalos y, por último, el marco de la puerta.

10. Vuelva a colocar todo. Una vez que haya dejado tiempo suficiente para que seque la pintura (recomendamos que siga las instrucciones sobre el tiempo de secado que figuran en la lata de pintura), puede volver a poner todo en su sitio. Coloque de nuevo los elementos fijos y ¡ya puedes darse un buen baño!

El color de las molduras y sus tendencias

No hay ninguna norma que diga que las molduras tengan que ser blancas. Encuentre el mejor look para los marcos de puertas y ventanas, los zócalos y los arquitrabes.

Look atrevido: Si quiere añadir un toque espectacular a la habitación que está decorando, pruebe a pintar las molduras de un tono atrevido que contraste con el color de la pared. Si las paredes son de color neutro, puede utilizar prácticamente cualquier color para las molduras. Un tono vivo queda especialmente bien en ventanas y puertas, ya que ayuda a crear un marco impresionante al cambiar de vista.

Look moderno: Si quiere un look moderno y sutil, le recomendamos que elija un color que sea unos tonos más claros u oscuros que el de su pared. Verá cómo crea una bonita sensación de profundidad. Si se decanta por uno o dos tonos más claros u oscuros, el efecto será aún más suave y sofisticado.

Look clásico: El blanco es una opción muy popular para las molduras y es casi imposible que quede mal. Fresco y luminoso, ayudará a crear un estilo clásico y atemporal y hace maravillas a la hora de adornar características como cornisas, arcos y repisas.

Look delicado: En caso de que prefiera un look coordinado y delicado, pinte las molduras del mismo color que las paredes. Es una buena forma de que los espacios pequeños parezcan más grandes, dado que el color sin interrupciones ayudará a abrir el espacio y hacer que la habitación parezca más amplia. Si quiere un estilo un poco menos delicado, pinte las molduras con un acabado brillante o semibrillante. Esto destacará las molduras sin estropear la sensación de espacio.

¿Cómo limpiar después de pintar?

Cuando su proyecto de decoración esté terminado, solo falta limpiar. Aquí descubrirá cómo hacerlo de forma fácil y rápida.

1. Inspección: En primer lugar, compruebe que no tiene pintura en los calcetines o las suelas de los zapatos, así no la esparcirá por el resto de la casa.

2. Limpie las herramientas: Limpie bien todas las herramientas de pintura que haya empleado para poder utilizarlas la próxima vez. Esto incluye cualquier cosa con la que haya decorado, como cortabordes, espátulas y bandejas de pintura. Utilice agua caliente con jabón para pinturas al agua y un limpiador a base de disolventes para pinturas a base de disolventes. Asegúrese de secarlos bien para que no se oxiden.

3. Limpie las brochas: Asimismo, deberá limpiar las brochas y los rodillos antes de que se seque la pintura que tienen. Si ha utilizado pintura al agua, lávelos primero con agua fría del grifo, después con agua caliente y un poco de detergente y de nuevo con agua fría del grifo. Para pintura a base de disolventes, limpie las brochas con un producto de limpieza a base de disolventes y, a continuación, lávalas con agua caliente y un poco de detergente.

4. Guarde las brochas: Envuelva las brochas en un trozo de tela absorbente, como un paño de cocina, y después enróllalas con cinta de enmascarar. Así se asegurará de que las brochas vuelvan a su forma original mientras se secan. Guárdelas en una superficie plana para que las cerdas no se doblen.

5. Limpie el bote de pintura: Limpie el borde exterior e interior del bote de pintura antes de volver a colocar la tapa y cerrarlo bien. Así se evita que la pintura gotee y facilita la apertura del bote en el futuro.

6. Limpie las salpicaduras de pintura: ¿Ha salpicado pintura en algún accesorio o en el cristal? Se quita con facilidad. Solo tiene que esperar a que la pintura se seque y después limpie la superficie con un paño mojado o rasque con cuidado con un cuchillo romo.

7. Sacuda los protectores: Por último, doble los bordes de los protectores hacia la mitad para no derramar o gotear sobre las superficies a su alrededor. Sáquelos fuera y sacúdelos antes de guardarlos.

El mejor método para guardar la pintura sobrante

¿Quiere que la pintura se mantenga fresca durante más tiempo? Los consejos y trucos de nuestros expertos le enseñarán a almacenarla de modo inteligente.

La pintura se conserva mejor en recipientes bien cerrados para que el aire no la estropee. Si aún no ha terminado de pintar y quiere guardar latas que estén medio llenas o más, quite la tapa y cubra la parte superior con film transparente. Vuelva a colocar la tapa y anote el nombre y fabricante del producto, el código o nombre del color y la fecha de la última utilización.

¿Te ha sobrado pintura? Las latas que contengan menos de la mitad hay que decantarlas en un recipiente hermético más pequeño, como un tarro de mermelada. Recuerde anotar en la tapa la información anterior.

La pintura se conserva mejor a temperatura ambiente, en un lugar en el que no reciba directamente la luz del sol y libre de escarchas. El garaje o un cobertizo son sitios ideales, pero si le preocupan las inclemencias meteorológicas, puede guardarla en un armario donde no le de la luz.

Aprenda a limpiar bien y conservar las brochas

¿Ha terminado de pintar? Consulte nuestra guía sobre cómo limpiar las brochas de manera ecológica.

¿Está inmerso en un trabajo de pintura y quiere que las brochas se conserven bien por la noche? De ser así, no es necesario que las limpies en profundidad. Solo tiene que envolver el cabezal de las brochas y los rodillos en film transparente o guardarlos herméticamente en una bolsa de plástico. Utilice cinta adhesiva para sellar por el mango y guárdalos en un lugar seco hasta dos días.

Cuando termines de pintar, es hora de limpiar en profundidad las brochas y los rodillos. En primer lugar, elimine la máxima cantidad de pintura que pueda.

Si ha utilizado pintura a base de agua, solo tiene que poner la brocha o el rodillo en remojo en agua tibia durante unas dos horas. Séquelos con un paño limpio y guárdelos en un lugar seco hasta que los vuelva a usar.

¿Utiliza pinturas con base de disolvente? Vierta un poco de producto de limpieza con base de disolvente (lo podrás comprar en cualquier ferretería) en un recipiente pequeño y presione con la brocha sobre las paredes del recipiente para que el producto penetre en la base de las cerdas. Ponla en remojo durante unas dos horas, séquela con un paño limpio y guárdela en un lugar seco hasta que la vuelva a usar.

No debe tirar el disolvente por el fregadero, así que cuando termine de limpiar las brochas, tape el recipiente y déjelo durante 24 horas. Cuando la pintura repose en el fondo, puede echar lo que queda de disolvente limpiador en la botella para volver a utilizarlo. Deje que la pintura se seque por completo en el recipiente antes de desecharla. Procure que el recipiente sea lo más pequeño posible para no utilizar mucho disolvente, ¡el planeta te lo agradecerá!

¿Cómo preparar las paredes antes de pintar?

Para un resultado impecable, no hay nada que cunda más que un poco de preparación. Aquí aprenderás a preparar las paredes antes de pintarlas.

Para empezar, quite todos los clavos para que la pared quede totalmente libre.

Tapa los agujeros o las pequeñas grietas con una masilla de secado rápido.

Tener las paredes limpias es muy importante. Lávalas con jabón sódico (o con una solución detergente) y elimina cualquier residuo con agua limpia.

Para que la superficie quede lisa, lija las paredes con un papel de lija de grano fino o medio.

¿Acabas de enyesar la pared o está sin pintar? Será mejor que primero apliques una capa base atomizada. Solo tienes que diluir un poco de pintura con agua a partes iguales, ¡y ya puedes empezar a pintar!

¿Cómo preparar nuestra casa antes de pintar?

¿Ha contratado a un pintor profesional? Estos consejos le ayudarán a preparar su hogar para que pueda hacer su trabajo sin ningún problema.

Quite todas las fotos, espejos y artículos de decoración y guárdelos en un lugar seguro.

Aparte los muebles. Si tiene dónde guardarlos, debería despejar la habitación por completo. En caso de que no sea posible, colóquelos en el centro de la habitación. El pintor debería traer protectores, aunque es conveniente preguntar con antelación.

Vale la pena quitar las cortinas y persianas para que no se salpiquen de pintura. Puede aprovechar para limpiarlas a fondo.

Si es usted el encargado de preparar las paredes, asegúrese de dejarlas listas el día antes para que el pintor pueda empezar de inmediato.

Pase la aspiradora por la moqueta para que no quede polvo entre la moqueta y el rodapié. Lo último que necesita es que una ráfaga de aire le manche la pintura antes de que se seque.

Puede parecer obvio, pero asegúrese de tener pintura suficiente. No hay nada más molesto que tener que ir corriendo a la tienda en plena faena.

¿Cómo pintar un mueble de cocina?

La aplicación de color es la forma más sencilla de dar un aire más actual a sus armarios de cocina. Tan solo necesita un poco de tiempo y asesoramiento de expertos.

En primer lugar, quite todos los tiradores y pomos, además de vaciar los armarios y los cajones. Proteja las bisagras y el vidrio con cinta adhesiva y coloque un protector en las zonas de la cocina que lo necesiten.

Lave los armarios con sosa cáustica o con un producto limpiador potente hasta dejar la superficie limpia y lisa. Elimine cualquier residuo de jabón con un paño húmedo.

Una vez que los armarios estén secos, lije la superficie con un papel fino (puede saltarse este paso si la superficie es de melamina o tiene brillo). Tape las imperfecciones con una masilla de buena calidad y vuelva a lijar.

Dependiendo de la superficie, aplique una base para madera o melamina. Si quiere obtener un buen acabado en las puertas, utilice un pequeño rodillo de pintura.

Aplique dos capas de su color favorito. Cuando la primera capa se haya secado totalmente, lije con un papel de grano fino y así conseguirá un acabado liso y profesional. Recuerde pasar un paño húmedo para eliminar rastros de polvo.

Una vez que la segunda capa esté totalmente seca, retire con cuidado la cinta adhesiva, vuelva a colocar los tiradores y los pomos, ¡y ya puede admirar sus relucientes armarios de cocina!

Pintar muebles como un profesional

¿Quiere darle un aire nuevo a sus muebles? Con estos consejos de expertos aprenderá a pintar muebles como un profesional y obtener un acabado de primera.

En primer lugar, quite todos los tiradores y pomos y lije suavemente con un papel de lija de grano medio para que la pintura se adhiera mejor. Pase un paño húmedo y deje que seque.

Pinte el mueble con una base para madera o para diferentes superficies (utilice una base para diferentes superficies si va a pintar encima de otra pintura). Deje que seque y a continuación lije suavemente con un papel de lija de grano fino. Pase un trapo húmedo para quitar el polvo.

Para evitar que la brocha deje marcas, utilice una de calidad (7,5 cm es suficiente para la mayor parte de los trabajos) o un pequeño rodillo de pintura. Para los pequeños detalles, utilice una brocha de 2,5 cm. Necesitará de 2 a 3 capas para que la cobertura sea uniforme.

Cuando la pintura esté seca, lije con suavidad, elimine el polvo con un paño húmedo y contemple la maravilla que ha creado.

Comprobar la calidad del trabajo de pintura

Las paredes recién pintadas siempre quedan bien desde lejos, pero ¿están a la altura?

Si el pintor ha sido el encargado de preparar las paredes, es importante que compruebe que estén lisas una vez finalizado el trabajo. Asegúrese de que haya luz suficiente, pero no se fíe de su vista: pase la mano por las paredes para ver si hay imperfecciones.

Si nota que los bordes están irregulares, que hay goteos y marcas de brocha, o si ve alguna salpicadura o pintura derramada, hable de inmediato con el pintor y coméntele sus dudas.

¿Es uniforme el acabado y no hay marcas? Es más complicado obtener un acabado impecable con colores más oscuros, pero un pintor con experiencia no debería tener problemas.

Un buen pintor siempre limpia cuando termina.

¿No estás satisfecho con el resultado final? Es fundamental que confíe en su instinto y no tenga miedo a expresar sus dudas al pintor.

¿Cómo calcular la cantidad de pintura que necesito?

Si compra solo la pintura que necesitas, reducirá gastos y ayudará a proteger el medio ambiente. Estos consejos prácticos le servirán para calcular la cantidad adecuada de pintura.

1. En primer lugar, calcule las dimensiones del espacio que va a pintar. Pida a alguien que le ayude a medir el ancho y largo de las paredes con una cinta métrica y multiplíquelo para calcular el tamaño total en metros cuadrados.

2. Quite el espacio que ocupan ventanas y puertas utilizando el mismo método de cálculo que antes y réstelo de las medidas totales en metros cuadrados.

3. Multiplique el nuevo resultado en metros cuadrados por el número de capas que necesitará. Nosotros recomendamos aplicar al menos dos capas. También es conveniente contar con un poco de pintura sobrante para hacer retoques.

4. Por último, divida la cifra total por el número en m2/l que aparece en la lata de pintura. De este modo obtendrá el número de litros de pintura que necesitarás en total para completar su proyecto.

5. Recuerde que el tipo de pintura y el fabricante influyen en el resultado final. Si utiliza una pintura de alta calidad, verá que usas menos cantidad para obtener un magnífico resultado. Además, menos pintura significa una atmósfera más feliz y un acabado perfecto para usted.

Aprovechar al máximo la pintura sobrante

¿Ha acabado de pintar y le sobra pintura? Con estos consejos sabrá cómo guardar la pintura restante en un lugar seguro y de forma ecológica.

Antes de empezar a pintar, calcule cuánta pintura va a necesitar para terminar el proyecto. Si utiliza menos pintura, no solo ahorrará dinero, sino que además ayudará a proteger el planeta.

Si al final le sobra pintura, ¿puede usarla otra vez? Almacenar la pintura restante es fácil siempre y cuando guarde las latas en lugares donde no les dé el sol y estén libres de escarcha. Si solo le queda un poco, vierta la pintura en un tarro de mermelada y guárdelo en un lugar seco y seguro.

Consejo: ¿Le sobran diferentes pinturas blancas? Mézclelas y usa la pintura resultante como base la próxima vez que pinte.

¿La puede utilizar otra persona? Se la puede dar a vecinos o amigos, o es posible que un grupo de teatro local, un centro comunitario o un colegio le encuentre utilidad.

Es importante que recuerde que no se puede desechar la pintura vertiéndola en el fregadero o por las suberías, ni tirándola a la basura. En su municipio le informarán sobre qué hacer con este tipo de residuos y le dirán dónde tiene que ir para desechar la pintura sin dañar el medio ambiente.

10 consejos de decoradores expertos

No hay nada que cunda más a la hora de pintar que un poco de planificación. Nuestros expertos nos ofrecen sus mejores propuestas de decoración y consejos para pintar.

1. Prepárese. Merece la pena dedicar unas horas a reunir los materiales que va a necesitar. Tener todas las herramientas a mano le ayudará a simplificar el proceso y así ahorrará tiempo.

2. La calidad sí que importa. Evite pinturas de baja calidad. Tendrá que apliquer más capas y el acabado suele quedar poco uniforme.

3. No escatime en brochas. Invierta en una brocha de cerdas sintéticas de 5 cm de buena calidad para los bordes.

4. Cuidado con los bordes. Pinte primero las esquinas, los extremos del techo, por encima del zócalo y los bordes de las ventanas y puertas antes de pasar a las paredes. Tendrá que repetir este proceso para cada pared antes de pasar a la siguiente para garantizar que la pintura se mezcle adecuadamente.

5. Empiece con el rodillo de pintura. Necesitarás un rodillo de pelo medio de 17 cm para las paredes, pero si tiene radiadores o partes estrechas que pintar, también merece la pena tener un rodillo pequeño. Si acaba de comprar el rodillo, lávelo con jabón y agua antes de utilizarlo para eliminar la pelusa.

6. Fuera goteos. ¿Teme que la pintura gotee? Moje la brocha hasta la mitad dentro de la pintura para empaparla y a continuación de unos pequeños golpecitos en el lateral de la lata para eliminar el exceso de pintura.

7. Pintar con letras. Si está pintando un espacio de grandes dimensiones con un rodillo, empiece por pintar una "W" en la pared y después rellénela con una "M" sin levantar el rodillo. Así obtendrá una cobertura uniforme.

8. Deje las ventanas para más tarde. Que no le entre el pánico si salpica una ventana de pintura. Espere a que se seque y límpiela con una espátula.

9. Mantenimiento de brochas. Guarde las brochas y los rodillos en un cubo y cúbralos con un paño húmedo cuando no los utilice para que no se sequen.

10. Limpie a medida que pinte. Tenga un paño limpio y húmedo siempre a mano para limpiar las salpicaduras al momento. Seque la zona con una toallita de papel para eliminar el exceso de pintura. Si limpia a medida que pintas, se ahorrará trabajo más tarde.